El secreto de Marcos

Rafael Nieto Río

 

¿Y si un día entras en tu cocina y te encuentras a un guerrero elfo que observa fascinado el microondas? ¿Y si, además, ese guerrero elfo se convierte en tu niñera?  

Eso es lo que le sucede a Marcos la mañana siguiente de descubrir accidentalmente la existencia del territorio mágico de Alistea. Aunque esa no fue su mayor sorpresa.

Un enigma, una carrera a contrarreloj entre Madrid y Alistea, y un secreto en una novela de aventuras y humor repleta de seres fantásticos: elfos, malismos, duendes, el homdesac, troles, gamusinos, un vecino jubilado, una maestra de Conocimiento del Medio…

Una novela para niños y jóvenes y para los que una vez lo fueron. *A partir de diez años

Empieza a leer gratis aquí


EN DIGITAL: COMPRA  EN 1 CLIC Y COMIENZA A LEER EN 1 MINUTO

Disponible en  amazon

No necesitas tener un dispositivo Kindle, con la Aplicación de lectura  gratuita de Kindle, podrás leerlo en tu smartphone, tablet o PC.


EN PAPEL: COMPRA  Y RECIBE LA NOVELA EN TU CASA

Lobo flaco



Alistea ha abierto embajadas en Madrid y Zamora donde puedes conseguir El secreto de Marcos


COMUNIDAD DE MADRID


GETAFE
Librería-papelería Acuarela

Librería Lobo flaco

Librería-papelería La Magdalena

PARLA
Librería Carmen

MADRID (VILLAVERDE)
Gráficas Compás

PINTO
Papelería Venegas

HUMANES DE MADRID
Papelería Reyes

 

 ZAMORA


ZAMORA CAPITAL

Librería Didot

Librería Miguel Nuñez

ALCAÑICES

Librería Paqui

ALISTE

Alistea no es Aliste, pero pasear por la comarca zamorana de Aliste me sirvió de inspiración para escribir la novela. Por eso también encontrarás el libro en las siguientes casas rurales de Naturaliste: Remesal (Villadeciervos), Veniata (San Pedro de las Herrerías) y Rostán (Alcañices)

 


 Mi otro libro es un álbum ilustrado:

HISTORIA DE UN CALCETÍN DESPAREJADO

Historia de un calcetín desparejadoIlustrado por  Miguel Cerro y publicado por la editorial La Fragatina.

Era un martes bastante vulgar. El día anterior había sido lunes y al día siguiente, casi con toda seguridad, sería miércoles. Pero aquel martes bastante vulgar, en un cajón, un calcetín deportivo clásico leía por decimotercera vez la nota que le había dejado su compañero.

Como el número trece trae mala suerte, la leyó otra vez. Pero le ocurrió lo mismo que la primera: aunque era un calcetín de algodón cien por cien transpirable, se quedó sin aire. La nota decía así:

(…)

                                          La historia continua en tu librería preferida.